ELLA TIBURÓN –  Diego García

ELLA TIBURÓN – Diego García

  • Posted by Natalie
  • On julio 10, 2020

La figura del tiburón vinculado al concepto de la madre con la complejidad de la naturaleza y con la correlación con el ser humano, es el punto de partida de esta serie de tiburones de Diego García. La investigación conceptual conjugada al vaivén entre formas y pigmentos son resultado de un ejercicio creativo a través del cual el artista otorga otras posibilidades de aproximación al carácter humano. Desde la vibración que ofrece uso del color, la forma y la línea, la obra activa el campo de las percepciones para navegar en las diferentes dimensiones en las que habita.

__________

ELLA TIBURÓN

Diego García

 

El desarrollo de la producción artística de Diego García ha mutado en diferentes series que se congregan por temáticas específicas, en este caso tiburones. Un símbolo que lo ha acompañado a lo largo de su vida. Es el leitmotiv de esta colección iniciada desde un lugar personal, vinculada al concepto de la madre, a la naturaleza, sus complejidades y virtudes.

 

La asociación conceptual del tiburón y el vaivén entre formas y colores son resultado de un ejercicio lúdico provocador de diferentes aproximaciones. García señala un vínculo con la figura de la madre y un animal calculador, perceptivo, instintivo, eficiente y perspicaz. La concepción de tiburón desde la mitología, hasta las investigaciones científicas lo describen como aquel impredecible, letal y tenaz. Un súper depredador temible que ante un suceso determinado, la crueldad acompaña el instinto infalible de supervivencia que cuando funge el rol de madre emerge la faceta protectora y guía. Para el artista, estos tiburones hembras caracterizan al género femenino por sus cualidades más ejemplares, tales como el hecho de que en un acto de resistencia, son la potencia que da vida.

 

Diego García explora las posibilidades para generar volúmenes y dimensiones que residan en la forma y el color. El uso de los pigmentos flúor son creadores de atmósferas, resaltan las propiedades de la pintura por sí misma. De ahí la intención de experimentar con pigmentos únicos para enfatizar a través de la suma de las líneas, los espacios en los que navega la forma. Inicia con la construcción del dibujo dado desde veladuras, luces y sombras para ejercer un trabajo pictórico logrado con lápiz, óleo, pastel, pigmentos, acrílico, aglutinantes. Mientras forma con sus dedos, pinceles, brochas, papeles o lienzos como soporte, la obra se convierte en un objeto envolvente. El espectador encara múltiples facetas que cada tiburón es capaz de atribuir al carácter femenino.

 

La propuesta radica en formular diferentes acercamientos a una obra de arte, que puedan ser tanto conceptuales como formales; a que la noción de la figura del tiburón sea mutable a ser la representación de la figura de la madre y sus vicisitudes. A observar cómo lo azaroso de la combinación de colores lleva a otros lugares, porque es desde múltiples puntos de partida que los fundamentos del artista surgen. Encamina a idear espacios de relación personal a través de un símbolo que potencializa la fuerza y la impecabilidad de la creación de la naturaleza. La naturaleza es brutal y a la vez formidable. Por eso, todos son ella.

Agosto, 2019.

Natalie Gama Pourdanay

Scroll Up